Mark Karpèles, CEO de la fallida MtGox: “Intentaré que todos recuperen los bitcoin que perdieron”

Mark Karpeles

Mark Karpèles ha pedido perdón por su comportamiento en la bancarrota de Mt. Gox. Lo ha hecho con un comunicado oficial en Reddit, con el que abría una sesión ‘Aks Me Anything’. En él se ha mostrado disgustado por la forma en la que se les podría acabar devolviendo el dinero a los antiguos usuarios de la que fuera el mayor exchange del mundo en aquella época.

Ha explicado que son las leyes japonesas las que van a hacer que los antiguos usuarios de su empresa sean remunerados con el valor del Bitcoin en 2014 y no con el actual. También ha confirmado que a Mt.Gox le quedarán como activos 160.000 Bitcoins, aunque asegurando que no quiere cobrar los cerca de 1.000 millones de euros que estos podrían producirle hoy en día.

Tal y como informó en noviembre el Wall Street Journal, todo esto se debe a que las leyes japonesas congelan el valor de los activos de los clientes en el momento que se declara la bancarrota, por lo que estos sólo recibirán entre 440 y 550 dólares por cada Bitcoin perdido, que es el precio que tenían en 2014. Sin embargo, los activos sobrantes serán repartidos entre los accionistas de Mt. Gox, un total de 160.000 Bitcoins que sí podrán vender a su precio actual.

Karpèles ha explicado que posee el 88% de las acciones de Mt. Gox, por lo que la mayoría de ese dinero iría a parar a sus bolsillos. Aun así, en Reddit ha asegurado que está buscando la manera de devolverle a la gente realmente lo que se debe. Para eso, dice estar intentando maniobrar para que simplemente se les devuelvan sus Bitcoin, aunque de no ser posible también admite que piensa en una última posibilidad de repartir los que le pudieran quedar a él.

“No quiero esto. No quiero estos mil millones de dólares”

“No quiero esto. No quiero estos mil millones de dólares. Desde el primer día, nunca esperé recibir nada de esta bancarrota”, asegura Karpèles en su conunicado. “El hecho de que hoy sea una posibilidad es una aberración, y creo que es mi responsabilidad asegurarme de que no suceda”.

El antiguo CEO de MT.Gox también ha hablado en sus respuestas al resto de usuarios de Reddit del buen hacer de los forentese del Blockchain, quienes consiguieron identificar Alexander Vinnik. Se trata de un ciudadano ruso afincado en Grecia relacionado con el robo de Bitcoins que provocó la bancarrota del exchange, y que actualmente está pendiente de extradición a los Estados Unidos y Rusia.

También se ha lamentado por haberse rodeado de malas personas cuando compró Mt.Gox, y ha pedido perdón por “la mala comunicación” con los usuarios cuando negaban que hubiera problemas justo unos días antes de declarar la bancarrota. Además, sobre el hecho de que tras desaparecer todos los Bitcoin acabaran encontrándose 200.000 en una cartera a su nombre, ha asegurado que no dijo nada hasta que no puso esas criptomonedas en un lugar seguro.

De lo que no ha hablado el anterior dueño del exchange es de los procedimientos legales actualmente abiertos contra él y los detalles de los mismos, y tampoco ha contestado al usuario que le recordó que se había descubierto que utilizó dinero de la empresa en prostitutas. Lo que sí ha dicho es que de momento no planea volver a la primera plana del mundo de las criptomonedas, y que va a centrar todos sus esfuerzos en ayudar a los procedimientos de bancarrota de la empresa.

“No pido perdón. Solo quiero que esto acabe tan pronto como sea posible con todos recibiendo su parte de lo que tenían en MtGox para que todos, incluido yo mismo, logremos un cierre”, ha dicho finalmente en el comunicado, de hecho tras haber pedido perdón. “Soy un ingeniero de corazón. Quiero construir cosas. Me gusta ver que lo que construyo es útil y que las personas estén contentas al usar lo que construyo.”

El caso de Mt. Gox sigue vivo cuatro años después

Mt Gox

Mt.Gox era la página de intercambio más popular en la primera mitad de esta década, llegando a manejar el 80% de los Bitcoin del mercado. Todo hasta que en febrero del 2014 se descubrió que le habían robado 744.000 Bitcoins, lo que ya entonces se preveía el robo que podía generarles un agujero de 300 millones de euros que los metiera en concurso de acreedores.

Y así fue, a las pocas horas su web desapareció con los Bitcoin de sus usuarios, y a los pocos días la empresa se declaraba en bancarrota. El culpable había sido el hackeo, sucedido en 2011 posiblemente a causa de que se consiguiera comprometer el ordenador de un auditor de la empresa. Los atacantes consiguieron las claves de acceso, y con ellas empezaron a llevarse progresivamente los Bitcoins de las carteras de Mt.Gox sin ser detectados.

El CEO de Mt. Gox fue arrestado en Japón en agosto de 2015 tras acusársele de fraude y malversación, y estuvo encarcelado hasta salir bajo fianza en julio del 2016. Antes de su arresto, Karpeles hizo público que había “encontrado” 200.000 de los Bitcoins perdidos, lo que hoy ha explicado que hizo por propia voluntad para ponerlos a salvo. Sin embargo y pese a sus explicaciones, este caso y el de las prostitutas le convirtió en un villano en la comunidad.

En julio de 2017, un ciudadano ruso llamado Alexander Vinnik fue arrestado en Grecia y acusado de desempeñar un papel clave en el blanqueo de Bitcoins robados de Mt. Gox. Tras la detención, el FBI intervino el exchange BTC-e por haberse utilizado en el lavado de este dinero. Actualmente Estados Unidos está intentando extraditar a Vinnik, supuestamente para intentar descubrir quién más podría haber estado involucrado en el hackeo de Mt. Gox.

La última noticia relacionada con este caso abierto data del pasado marzo, cuando se descubrió que una empresa fantasma de Reino Unido también estuvo involucrada en el lavado de 650.000 Bitcoin de Mt. Gox. También se achaca este último trimestre negro del Bitcoin a este caso, concretamente a que un administrador de Mt. Gox entrase en pánico y vendiese Bitcoins por valor de 400 millones de dólares.

En Xataka | Perdí bitcoins y ya no sé cómo encontrarlos: el drama con las criptomonedas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *